juegos olimpicos

Peter Ueberroth y la diplomacia en Los Ángeles 84

Podcast: Ivoox y Spotify

El 28 de julio de 1984 se inauguraban los JJOO de la XXIII Olimpiada, celebrados en la ciudad californiana de Los Ángeles, siendo los primeros JJOO de verano de la presidencia de Samaranch (ya se había estrenado unos meses atrás en los JJOO de invierno del mismo año, celebrados en Sarajevo). Los Juegos se inauguraron una ceremonia muy hollywoodiense, destacando la bajada de los cielos del Rocketman y cerrada por el encendido del pebetero por parte de Raffer Johnson. Fueron los Juegos de los cuatro oros de Carl Lewis, la plata del baloncesto español contra un Michael Jordan a las puertas de NBA, y de los gimnastas Ecaterina Szabo y Li Ning. Pero empezaremos la historia echando la vista atrás.

Dos hechos marcaron la organización de estos Juegos a nivel organizativo y económico. El primero de ellos, fue la candidatura de Denver, para los JJOO de invierno de 1976. En la 70 Sesión del COI celebrada en Ámsterdam, la ciudad de Colorado fue la elegida para albergar dichos Juegos, superando en la votación final a la candidatura suiza de Sion. Los altos costos de la organización, sumado al impacto medioambiental que provocarían en el ecosistema de las Rocosas, provocó un movimiento ciudadano que forzó a un referéndum estatal, llegando al 60% los contrarios a que los JJOO se realizasen. Finalmente, la candidatura fue retirada en 1972, convirtiéndose en uno de los primeros problemas que se encontró Lord Killanin en su recién estrenada presidencia. Innsbruck se convirtió en la ciudad que albergaría los JJOO de invierno de 1976.

Por otro lado, el segundo hecho que marcó la organización de LA84 fue la ruina económica como causa de la organización de los JJOO de Montreal en 1976. En la presentación de la candidatura de la ciudad canadiense para 1976, el alcalde Jean Drapeau presentó un proyecto con unos costos muy elevados, incluso antes de que la crisis del petróleo apareciese. La estimación de 300 millones de dólares fue un error de cálculo para las arcas públicas. Durante el proceso de construcción y organización de los JJOO se decretó una huelga general de los sindicatos iniciada en 1972, atrasando la construcción de instalaciones. El COJO era incapaz de hacer frente a las desorbitadas demandas de las empresas constructoras y a los sindicatos. Se llegaron a perder 155 días de trabajo a causa de la huelga, sumado a los días que el frío invernal impedía trabajar en los exteriores. Las instalaciones más perjudicadas fueron el Estadio Olímpico, la piscina y el velódromo, todas ellas diseñadas por Roger Tallibert. Desde el COI se estaba barajando la posibilidad de trasladar la celebración de algunas competiciones fuera de Montreal. La mejor posicionada era Dusseldorf, en el norte de Alemania, que contaba con un estadio de recién construcción. En 1994 la deuda todavía permanecía entre los ciudadanos del Quebec. Se realizó una inversión en unas infraestructuras que jamás volverían a ser utilizadas. Incluso el Estadio Olímpico se acabaría una vez finalizados los JJOO.

Volvamos a la organización de LA84. Tanto los ciudadanos del sur de California como la opinión pública eran reticentes a la celebración de los Juegos en la ciudad de Los Ángeles. Sobre todo, si estos eran financiados a través de las arcas públicas. Existía un miedo generalizado a la bancarrota, mirando de reojo a sus vecinos canadienses, nunca mejor utilizado el dicho de si ves las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar. Pero no solo tenían que fijarse en su vecino. También sus “hermanos” de Lake Placid, donde se iban a disputar los JJOO de Invierno de 1980 estaban teniendo problemas económicos, financiados con intervención pública.

La candidatura

La campaña de Los Ángeles para los JJOO de 1984 se inició oficialmente el 14 de abril de 1977. John Argue, presidente del Southern California Committee for the Olympic Games (SCCOG), envió una carta al alcalde Tom Bradley solicitando su apoyo a la solicitud que se enviaría al COI para albergar los Juegos de 1984. Dicha carta, abogaba por realizar unos Juegos “espartanos”. El concepto “espartanos” hacia referencia a la organización del evento olímpico con unos recursos limitados, aprovechando los herramientas al alcance y las infraestructuras existentes, generando el mínimo gasto público. Cabe recordar que la candidatura de Los Ángeles para 1984 se producía después del enorme déficit que había provocado los JJOO de Montreal 1976 para las arcas públicas, hecho que generó un debate de la necesidad o no de apoyar la organización de unos Juegos por los ciudadanos del sur de California. El alcalde Bradley apoyó la carta y la presentó al consistorio. Unas semanas más tarde, la Oficina Administrativa de la Ciudad publicó el estudio de costes e ingresos, calculando que la organización supondría un déficit de entre 200 y 336 millones de dólares, a diferencia del presupuesto que había presentado el propio SCCOG, que suponía un superávit de 750.000 dólares. Finalmente, el alcalde solicitó al USOC la designación de Los Ángeles como ciudad candidata de Estados Unidos para albergar los Juegos de 1984 El USOC había perdido prestigio después del abandono de Denver como sede de los JJOO de Invierno de 1976, endureciendo los requisitos de solicitud para las ciudades anfitrionas. El USOC pedía garantías de que los residentes de la ciudad y de California estaban a favor de celebrar los Juegos. También se presentaron a la designación las ciudades de Atlanta, Boston, Chicago, Nueva Orleans y Nueva York. La encuesta encargada por el consistorio, indicó que el 70% de los encuestados en Los Ángeles apoyaba la candidatura, pero solo el 35% la apoyaba si se necesitaban fondos de impuestos públicos locales.

El 25 de septiembre de 1977, Los Ángeles ganó la votación por 55 a 39 a la ciudad de Nueva York, convirtiéndose en la ciudad estadounidense candidata a los JJOO de 1984. Por su parte, el COI, a causa de los problemas financieros sufridos en Montreal, votó para requerir que la futura ciudad y gobiernos federales se comprometiesen contractualmente a asumir la responsabilidad financiera que pudiese surgir, eximiéndose de cualquier responsabilidad de sobrecostes. Sin embargo, el COI se encontraba en una situación difícil que limitaba su capacidad de maniobra en el momento en el que Teherán abandonó la cursa y solo quedaba Los Ángeles como candidata para 1984. Los organizadores fueron conscientes de que se necesitarían ingresos adicionales para financiar el evento para no depender de los ingresos públicos. Este hecho entraba en contradicción con los estamentos del COI.

El COJO recibiría todos los ingresos generados por los Juegos, excepto un tercio de los derechos de televisión, además de tener el derecho de llevar a cabo sus propias negociaciones contractuales con las cadenas de televisión estadounidenses. El COI también renunció a la Regla 21, que asignaba todas las ganancias de los Juegos al propio COI, aunque inicialmente no renunció a la Regla 4, en la cual, los Juegos se otorgarían a una ciudad y que la ciudad sería financieramente responsable de la organización de los Juegos.

El USOC establecería un acuerdo con los organizadores, estipulando que las ganancias se dividirían en tres partes: el 40% iría al USOC, el 20% a los órganos rectores deportivos nacionales y el 40% a los deportes de aficionados del sur de California. Finalmente, la Junta Ejecutiva del COI votaba el 31 de agosto de 1978 en Lausana, reconociendo y aceptando las condiciones de Los Ángeles. Se celebró una ceremonia formal en Washington D.C., en la cual, el alcalde Bradley y el presidente Lord Killanin firmaron oficialmente el contrato en la Casa Blanca. El LAOOC buscó un director ejecutivo para liderar la organización. Aquí entra en acción la figura de Peter V. Ueberroth.

Peter Ueberroth y la diplomacia

Si Samaranch se ha considerado como la persona que transformó el Movimiento Olímpico, Peter Ueberroth también puso su granito de arena a dicha transformación, cambiando el modelo de financiación, siendo más sostenibles económicamente, a través de la venta de derechos de televisión, un programa de patrocinios y la venta de entradas; y por otro lado, realizando una organización más responsable, basándose en una estrategia del legado de la ciudad (con la idea de no construir lo no necesario sin un plan detrás).

Su modelo de patrocinios se basaba en conseguir a un único patrocinador en cada uno de los ámbitos delimitados. En este caso, el grupo de patrocinadores fueron 30 empresas, de las cuales, destacaron las siguientes: Coca-Cola, ABC, Anheuser-Busch, Southland (que construyó el velódromo), Buick (se eligió a una empresa americana a pesar de que Toyota y Datsun pagaban mucho más) y Fujifilm (que aparte de la oferta económico, ofreció revelado gratis a los fotógrafos acreditados). El LAOOC controlaba las campañas de marketing y publicidad de los patrocinadores, obligándoles a participar en campañas y programas juveniles. A pesar de ser un hombre de negocios, Peter Ueberroth tuvo que lidiar con un contexto diplomático muy complejo y delicado, tanto dentro como fuera de Estados Unidos. A nivel económico, contaba con una opinión pública y ciudadana contraria a pedir financiación pública al estado californiano. Además, el presidente Jimmy Carter, con el cual se reunió personalmente, le negó cualquier tipo de ayuda financiera por parte del gobierno. A todo esto, el propio presidente americano había liderado el boicot de los USA a los JJOO de Moscú 1980, un boicot diplomático y político en un contexto de guerra fría, justificado por la invasión soviética de Afganistán, y que los únicos perjudicados fueron los deportistas americanos y del resto de países que apoyaron el boicot.

¿Qué relación mantenía este boicot con las organización de los LA84?

La respuesta es toda. En primer término, en los mismos JJOO de Moscú, en la ceremonia de clausura, cuando se lleva a cabo el traspaso de la bandera entre la ciudad que cierra sus Juegos y la que abre su Olimpiada, el gobierno de Estados Unidos se negó a portar su bandera. Por lo tanto, se realizó con la bandera de la ciudad de Los Ángeles. Posteriormente, en el Congreso de Baden-Baden de 1981, los miembros del COI analizaron con lupa la candidatura angelina. Gracias a la estrategia diplomática de Ueberroth de moverse entre bambalinas, recuperó el crédito entre los miembros del COI tras el boicot americano de 1980.

A todo esto, hay que añadirle los movimientos tanto internos como externo para desbaratar y boicotear los JJOO. Se filtraron acusaciones de falta de seguridad y un aumento de la delincuencia en los LA coincidiendo con el aumento de judíos rusos. Estos informes fue la policía quien los elaboró y filtró. También los soviéticos acusaron a la organización de no tener las instalaciones a la altura de sus deportistas, a pesar de que las pruebas test de los años anteriores se superaron con notas. También el FBI descubrió que las amenazas bajo el Ku Kux Klan a países africano y asiáticos fueron orquestadas desde la URSS.

El derribo de un avión coreano en Kamchatka recrudecía la guerra fría, recomendando el gobierno de USA que los deportistas soviéticos fuesen excluidos de los LA84, respondido por los soviéticos retirando a sus deportistas de las pruebas test que quedaban por finalizar.

Ueberroth realizó un tour por los países del Este de Europa, un viaje de relaciones diplomáticas que debería haber hecho el presidente Ronald Reagan. Algunos como la RDA o Polonia, incluso la URSS, firmaron un compromiso de participación. Con la entrada en el poder de Chernenko, el cual había sido asesor de Breznev en los JJOO de Moscú, el acuerdo de participación se veía comprometido y más teniendo en cuenta, que el gobierno Reagan no daba su brazo a torcer a las peticiones soviéticas respecto a los JJOO. Los estira y afloja de los gobiernos de USA y la URSS acabó por confirmar el boicot soviético a la cita olímpica, junto con otros países del bloque soviético. A pesar de ello, algunos países de su órbita, no atendieron a las suplicas soviéticas y participaron en los Juegos. Es el caso de Rumanía o Yugoslavia, dos países potentes deportivamente, resultando un pequeño gran triunfo para los LA84. Asimismo, China también participó por primera vez desde 1956, a causa de su conflicto con la URSS por Vietnam. Llegó a reunirse con Fidel Castro, gracias a las gestiones de Vázquez Raña, asegurando Castro que el único motivo de secundar el boicot era por solidaridad con los soviéticos, únicos aliados que tuvieron una vez triunfó la revolución cubana, pero el motivo era totalmente ajeno a la organización de los JJOO.

Resumiendo, 17 países del bloque comunista boicotearon los Juegos. Además de la URSS, Cuba y la RDA, destacaron las ausencias de Polonia y Checoslovaquia, países que contaban con deportistas de primer nivel aspirantes a medalla.

Peter Ueberroth no solo tuvo que batallar con soviéticos y americanos. Los griegos se opusieron a la comercialización del recorrido de la antorcha. Tuvo que mediar Samaranch para apagar el fuego. Además, tuvo que apagar un fuego diplomático con África, por culpa de Julian Roosevelt, miembro americano del COI (biznieto del presidente Theodor Roosevelt) y su defensa del apartheid sudafricano. La diplomacia de Peter Ueberroth salvó a LA84 de un boicot mayor, convirtiéndose en los Juegos con más países participantes hasta la fecha, superando el récord de Múnich 1972. Gracias a su papel en los JJOO de LA84 fue elegido como “Hombre del Año 1984” por la revista Time.

El legado del LA84

Los JJOO de 1984 tuvieron un éxito financiero sin precedentes. El COJO obtuvo un superávit de 215 millones de dólares, el mayor jamás conseguido en la historia de los Juegos hasta ese momento. El impacto de los Juegos en la ciudad trascendió más allá del evento. La ciudad mantuvo un espíritu de unidad durante la celebración de los Juegos.

Muchas de las políticas generales adoptadas para Los Ángeles jugaron un papel importante en el éxito de los Juegos:

  • Las instalaciones existentes demostraron ser más satisfactorias y ya estaban equipadas con personal operativo, procedimientos e instalaciones de apoyo. El superávit fue en parte gracias al ahorro en gastos operativos de construcciones.
  • Financiamiento del sector privado. La gran cantidad de apoyo a los Juegos, tanto en dinero como en material, por parte de patrocinadores, proveedores y titulares de los derechos de televisión superó las expectativas de los organizadores. El concepto de limitar los patrocinadores corporativos, proporcionó que las empresas seleccionadas pusieran todo sus esfuerzos para que los Juegos fueran un éxito.
  • Aumento del apoyo ciudadano tanto en Los Ángeles como en Estados Unidos a través de la Comisión Asesora de Ciudadanos, un factor clave en el éxito.
  • El programa de comisionados fue un gran éxito. Puso a cada FI en contacto permanente con el ejecutivo sénior del deporte tres o cuatro años antes del inicio de los Juegos.
  • Proceso de cambiar de una organización centralizada basada en una instalación a una estrategia operativa descentralizada, conocida como “venuización”, permitió facilitar el importante paso de contratar y capacitar al personal de administración de la sede mucho antes de cualquier otro movimiento.
  • Impacto en la comunidad. Pancartas y banderas en colores vibrantes que cubrieron la ciudad, el Festival de las Artes Olímpicas y el impacto del relevo de la antorcha fueron los principales medios para que el LAOOC reuniera a las comunidades locales del sur de California y a los estadounidenses.

Por último, recomiendo la lectura del libro Made in America, escrito por el propio Ueberroth, y que explica todas las vivencias que el cargo en el LAOOC le proporcionaron. Fue publicado en castellano por Grijalbo.

Encontraras el podcast en Ivoox. Y recordad: «Que nunca se apague la llama olímpica que brilla entre todos nosotros»


Luis Sánchez

@luisSlopez21

1 comentario en “Peter Ueberroth y la diplomacia en Los Ángeles 84”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s